En busca de mundos perdidos: se descubre un exoplaneta que se evapora rápidamente

La mayoría de los Neptunos conocidos son más bien considerados como ‘cálidos’, ya que orbital más alejados de su estrella anfitriona de la región donde se esperaría encontrar a los Neptunos calientes. El misterios déficit de este tipo de exoplanetas sugiere que tales mundos son raros, o que, siendo abundantes en su momento, ahora ya han desaparecido.

En un reciente trabajo publicado en la revista Astronomy & Astrophysics, un equipo internacional de astrónomos, con participación del Centro de Astrobiología (CAB, CSIC-INTA), ha detectado un segundo Neptuno ‘muy cálido’, denominado GJ 3470b, que está perdiendo su atmósfera a un ritmo 100 veces mayor que GJ 436b. Ambos planetas se encuentran muy próximos a su estrella anfitriona, a unos 3,7 millones de Km de distancia, una décima parte de la distancia entre Mercurio y el Sol.

Para Jorge Sanz-Forcada, investigador del CAB y coautor del estudio, “la particularidad de este planeta reside en que está al borde del desierto de evaporación, pues refuerza la explicación más aceptada de que este desierto se debe a que los planetas con una masa como la de Neptuno, cuando orbitan demasiado cerca de su estrella anfitriona, reciben una cantidad ingente de radiación que evapora la atmósfera del planeta”.

La estrella anfitriona de GJ 3470b tiene una edad estimada de tan sólo 2.000 millones de años, bastante menor que la de GJ 436b, estimada entre los 4.000 y los 8.000 millones de años. La estrella más joven es, por tanto, más energética, y bombardea el planeta GJ 3470b con más radiación de la que GJ 436b recibe. Ambas estrellas son enanas rojas de tipo M, que son más pequeñas y longevas que el Sol.

El descubrimiento de estos Neptunos calientes evaporándose refuerza la idea de que la versión más caliente de este tipo de mundos puede ser una clase de planeta “transitorio”, cuyo destino final es convertirse en un tipo más común de exoplaneta conocido como mini-Neptunos: planetas con atmósferas densas compuestas principalmente por hidrógeno, mayores que la de la Tierra, pero más pequeñas que la de Neptuno. Eventualmente, estos planetas pueden reducir aún más su tamaño hasta convertirse en Super-Tierras, planetas rocosos como la Tierra, pero con mayor masa.

Las observaciones realizadas forman parte del proyecto PanCET (Panchromatic Comparative Exoplanet Treasury, o comparación pancromática de una colección de exoplanetas), un programa del Hubble para observar una muestra de 20 exoplanetas, la mayoría Júpiter calientes, que constituye el primer estudio comparativo a gran escala de exoplanetas en los rangos ultravioleta, visible e infrarrojo. Los investigadores utilizaron el espectrógrado del telescopio espacial Hubble para detectar la señal de Hidrógeno en la luz ultravioleta, en la exosfera que rodea el planeta, a medida que transitaba eclipsando a su estrella.



Figura: ilustración artística que muestra la nueve gigante de Hidrógeno alrededor de GJ 3470b, cuya atmósfera se está evaporando. ©NASA/ESA y D.Player (STScl).


 

Fuente: UCC-CAB

 

Documentación adjunta a la noticia:

Departamentos y unidades de apoyo

La respuesta a las cuestiones sobre la vida y su origen ha de venir del esfuerzo combinado de muchas disciplinas

Grupos de investigación

La ciencia desarrollada en el CAB se canaliza a través de grupos de investigación interdepartamentales

Cultura Científica

La UCC del CAB busca hacer accesible el conocimiento científico al conjunto de los ciudadanos

Copyright 2012 - Todos los derechos reservados | Centro de Astrobiología - CSIC - INTA | Política y condiciones de uso | Aviso legal